sábado, 11 de septiembre de 2010

Juventud



Allá por el 2008, una fecha cercana en la inmensidad histórica pero lejana en el vértigo de las sociedades modernas, un ex presidente decía:                  
 “A los jóvenes les digo sean transgresores, opinen, la juventud tiene que ser un punto de inflexión del nuevo tiempo”

Cuando alguien menciona a los jóvenes como motores del cambio, como hacedores de las nuevas luchas que llevarán a una sociedad a ser mejor, me siento identificado. Me siento identificado no porque en mi narcicismo me considere como un hacedor de cambios indispensable para el mundo que me rodea, me identifico porque soy ese joven que como decía Salvador Allende tiene que ser revolucionario, y ser revolucionario no es destruir ni enfrentar cualquier cosa por el simple gusto de enfrentarse, ser revolucionario es llenar nuestros corazones de amor para que alentados por nuestra fuerza promovamos y apoyemos el crecimiento de nuestro hermano, ese hermano que vemos todos los días, o al que no vemos nunca, y quizás no veamos nunca, porque está lejos, o porque no tenemos los medios para comunicarnos.
Soy participe de un cambio, nos quieren hacer creer que somos una generación sin compromiso, pero día a día veo como compañeros aún más jóvenes que yo, y siendo yo alguien joven, llevan adelante una labor quizás silenciosa, quizás más notoria, pero sin dudas vital en la construcción del país que muchos soñamos. En mi primer versión, escribí: “que todos soñamos”, pero al leerlo, no sin sentir una gran desazón tuve que aceptar que no somos todos, no todos soñamos el mismo país,  por eso mismo muchos le estamos poniendo el hombro a un proyecto que nos gratifica, que nos llena de esperanzas y nos hace creer en que podemos ser jóvenes, revolucionarios y transgresores, porque tenemos nuestro espacio, porque quienes nos gobiernan nos dignifican y nos motivan para que sigamos el camino de la militancia.

Por esto, porque yo creo en la militancia, y en el rol vital que tengo como joven, voy a estar el Martes en el Luna Park.  Néstor le habla a la Juventud reza un cartel, si es verdad, Néstor le habla a la juventud, pero hay algo más importante todavía en ese afiche: la juventud le habla a Néstor.  
La inflexión la estamos generando, el acto se transmitirá para todo el país, ¿para qué?  Para que ese hermano que no puede estar físicamente, sea parte, y para que la reunión no sea una cuestión “capital” es el país todo el que acompañara desde las provincias este momento de alegría, de festejo y también de compromiso.  Espero estar acompañado de miles de jóvenes como yo, esos jóvenes comprometidos con lo que pasa, y no el joven apático que intentan mostrar como ejemplo de una generación. Sumate y corre la palabra, este es nuestro encuentro.