viernes, 6 de agosto de 2010

Encumbrados

No se habló mucho sobre la última cumbre del Mercosur en San Juan que finalizó el 3 de agosto, por lo menos no por tele, y poco en los diarios. 
 
No quiero remarcar la razón por la cual se dio de esta forma, sería un desperdicio de tinta: ya muchos hablan con más y mejores pruebas que yo de la campaña de denigración y desinformación de las políticas importantes que este gobierno y esta región están alcanzando, con todos sus defectos, cosa que no escondo.
Hoy en realidad quiero, al revés, mostrar la importancia de los acuerdos que se firmaron y de las conclusiones que se sacaron en estos días de debate regional. Un artículo que explica en detalle es este, si no, si quieren un resumen, sigan leyendo.
El acuerdo más trascendental es sobre el código aduanero único: es decir, se aprobó una legislación única para el comercio intrarregional, que elimine las diferencias aduaneras entre países; además, se eliminó el llamado “doble cobro del arancel externo”. O sea, antes un producto que entraba en un país del MERCOSUR pagaba un arancel específico 2 veces, mientras que ahora los productos entrantes tendrán que pagar una única vez, y podrán además circular libremente entre los países miembros. La renta que se extraiga de las aduanas donde ingresen los productos, será repartida entre los países según este acuerdo. El código aduanero completo acá.
Puntos importantes que se tocaron y debatieron, fueron los siguientes:
El Acuífero Guaraní - link
La Exploración de Recursos Naturales no Renovables en la Plataforma Continental Argentina - link
La Concesión de Preferencias Comerciales a Haití - link
Situación entre la República Bolivariana de Venezuela y la República de Colombia - link

Otro tema realmente importante, es el acuerdo de libre comercio con Egipto. Por ahí dirán, Egipto no es potencia ni nada, por eso no es tan trascendente; al revés, lo es, porque en realidad la importancia de esto reside en que el MERCOSUR busca mostrarse como ACTOR único y compacto, y con más poder relativo, en los mercados mundiales, como un AGENTE, no como un simple conjunto de países. Es fundamental para la percepción mundial, que el MERCOSUR sea un actor activo; por eso, en esta misma cumbre se retomaron las negociaciones con la Unión Europea, se retomó el camino para lograr el tanto esperado acuerdo comercial. Este tema había sido dejado de lado por años, y está volviendo ahora con la convicción de todos sus países miembros. Esto es FUNDAMENTAL, porque creo que América Latina está tornándose activa y potencialmente ganadora en el escenario mundial. La UNASUR en los temas políticos, y el MERCOSUR en términos económicos, vamos a presentarnos ante el mundo como una región sólida, homogénea en sus objetivos INTERNACIONALES (lo cual no significa que sea homogénea internamente, sin perjuicio de los mecanismos regionales) y con la convicción de que sí, se puede.
Internamente, tendríamos que hacer lo mismo; no creo en el consenso político, en un ambiente donde todos se sientan a una mesa y conversan amablemente y logran llegar a soluciones comunes. Estas cosas se dan, pero no con todo el espectro político. Pero creo que hay que reconocer que algunos objetivos logrados por este gobierno DEBEN SER APOYADOS POR TODO EL ESPECTRO, sin excuas, como por ejemplo las políticas regionales de integración. Creo que opacarlas, oscurecerlas y ningunearla habla más sobre la ignorancia política y la predisposición negativa de quienes lo hacen, que sobre las líneas políticas “positivas” que estos mismos proponen.