martes, 22 de junio de 2010

Los grupetes de ayer - de hoy y las crísis económicas



Desde el ’30 hasta el 2001, todos siempre se quejaron de la grande y continua inestabilidad política en el país, tanto que muchos académicos estudiaron las causas de esta “obstinada anormalidad argentina” como patrón de normalidad. Muchos llegaron a estudiar, así, al grupo de poder económico, la llamada “oligarquía”: entre ellos, Guillermo O’Donnell (sí, el hno del Pacho, BASTANTE lejano al peronismo!), Ortiz/Schorr y Sábato/Schwarzer (Sábato fue funcionario de Alfonsín padre, entre otras cosas).
Sábato/Schwarzer demuestran que la inestabilidad fue siempre FUNCIONAL a los intereses económicos de la oligarquía y por lo tanto APOYADA por ella. ¿Por qué?? Porque básicamente, estos grupos canalizaron sus excedentes (o sea, ganaron UN MONTÓN DE PLATA) de tres formas: 1. expandiéndose en decenas de sectores, empezando por el agrícola (la conquista de las fronteras, hasta el ‘30); 2. Se expandieron luego en el campo industrial (a partir del ’30 por el agotamiento de las tierras) y 3. En campo comercial/financiero (desde el ’50 en adelante, sobre todo desde el ’76 y luego en los ‘90). Lo que le hacía/hace ganar tanto era/es mantener la LIQUIDEZ de los ahorros para ponerlos en los sectores en auge en cada momento, según su conveniencia. Hasta acá, todo “bastante lógico” no? Se forma una oligarquía, familias que cada una tenía 10-15 compañías en 10 sectores económicos distintos. Ejemplo, tienen fábricas de producción de madera, de producción de muebles, fletes, mueblerías, publicidad, etc.etc.etc…
La explicación estrictamente económica del bienestar de estos tipos, es que cuando se cae el PBI por una crisis o algo, los ingresos relativos de los “no asalariados” (ergo, empresarios capitalistas) se mantiene alto, y en esas condiciones crece comparativamente mucho más que los sueldos de los demás argentinos, asalariados. Ese es el juego real de las ganancias increíbles de este grupete.
Por si no fuera poco, a partir del 55 y sobre todo desde el 76 hasta el 2001, en el juego se metió el factor FINANCIERO: ya se había acabado la tierra, y ya se había acabado la “industrialización fácil”, es decir la liviana. No era intención armar una industria pesada porque era mucho más difícil, había que invertir a LARGO plazo y a esta gente no les convenía. Por lo tanto, los capitales se empezaron a fugar, en parte porque era la forma más fácil, en parte para evitar la puja interna entre la oligarquía y los sectores populares (acordémonos que era la época de la derrota del peronismo, de las dictaduras de los años 60, o sea mucha, MUCHA tensión social). Mientras tanto, las tasas de interés altísimas, inflación altísima etc. le hacía el juego a los capitales extranjeros “buitres”, en búsqueda de ganancias inmediatas. O sea, el país se arrastraba de crisis en crisis, de golpe en golpe (también intramilitar) mientras estos muchachos seguían enriqueciéndose y teniendo ventajas comparativas respecto a todos los demás.
Pero si hasta el ‘40 y pico ellos eran los dueños indiscutidos del Estado y podían hacer lo que se les cantaba, a partir del éxito peronista el Estado se volvió un actor en sí, que se atrevía a ir en contra de sus intereses. De ahí, empezó la continua inestabilidad política: los únicos 2 presidentes hasta Alfonsín que terminaron sus mandatos fueron Perón y Videla. La oligarquía siempre apoyó y ayudó a la inestabilidad para que ningún gobierno llegue a socavar sus intereses. ¿Por qué no tenían otra forma de manejar el Estado, y necesitaban la inestabilidad política? Porque eran un grupo tan minoritario que no tenían representación política suficiente, por lo tanto tomaban el camino “corto” y lo manejaban por atrás.
O’Donnell mira más las alianzas sociales que las explicaciones económicas: lo que dice es que hay una suerte de funcionamiento a PÉNDULO de las alianzas de clase en la historia argentina, dependiendo de cómo iba la economía (que también se movía a péndulo, auge-crisis-auge-crisis según ciertos mecanismos macroeconómicos bastante fáciles de evitar). Hay según él 4 clases: la burguesía “pampeana”, la gran burguesía urbana relacionada con la economía internacional (los muchachos de los que hablábamos antes), la burguesía débil, y el sector obrero. De un lado están los pampeanos, del otro la burguesía débil y los obreros; la gran burguesía juega con uno o con los otros, dependiendo de la etapa del péndulo económico, o sea aprovechando las condiciones en uno y otro momento, o sea, SIEMPRE. Se crea por lo tanto una forma de producción económica a  espiral que no se logra parar por un lado por el juego de esta gran burguesía, y por el otro lado porque las alianzas que se crean con unos y otros son muy débiles y no logran mantenerse por un ciclo económico completo. Los conflictos que se derivan se cristalizaron en un país débil y fraccionado, con una “democratización por defecto”.
Todo esto, muchachos, no lo digo yo, lo dicen académicos con gráficos y estudios a la mano, y académicos NO PRECISAMENTE ULTRA-K, a menos que O’Donnell en el ’77 fuera TAN genial que ya era K!!
Y todo esto, ME PARECE EH, está muy presente todavía ahora; si no, no se lograría explicar por qué hay TANTO ODIO contra un proyecto que está yendo en contra de todo el desarrollo económico argentino desde hace décadas y décadas… que responde a estos esquemas. Como dijo Abal Medina, le dejaron gobernar tranquilos hasta que había crisis, pero a partir del mandato de Cris, les empezaron a hacer la vida realmente imposible, más cuando el gobierno empezó a atentar contra estos poderosísimos intereses. Estamos tratando de deshacer una entera forma de producción que nos saqueó de todas las posibilidades de crecer a largo plazo, siempre se enriquecieron a nuestras espaldas, sin retribuir nada a cambio. Es hora de que esto cambie de una vez por todas; es por esto que desde los varios lugares luchamos y difundimos estas ideas, no tienen que quedar en las cátedras de las facultades, se tienen que decir y descubrir. Es por esto que estamos orgullosos de defender a esta pareja TAAAN DICTATORIAL, CORRUPTA, MEZQUINA, INCAPAZ, CENSORA, MONTONERA, ZURDA, HIPÓCRITA… y tan maravillosamente CORAJUDA!!

Para los que quieran leer estos magníficos textos, estuvimos hablando de:
- Ortiz, R. y Schorr, M. (2006): La economía política del gobierno de Alfonsín: creciente subordinación del poder económico durante la “década perdida”.
- O’Donnell, Guillermo (1977): Estado y Alianzas en la Argentina. 1956-1976; en Desarrollo Económico, Vol. 16 N°64 (Enero-Marzo)
- Sábato, J. y Schvarzer, J. (1984): Funcionamiento de la política y poder político en la Argentina: trabas para la democracia”